viernes, 11 de febrero de 2011

The View From My Window

Cerrar la puerta, dejar las llaves en la mesa, ponerme algo cómodo. Es ese momento del día donde todo comienza a desacelerarse. Café en mano, la tele apagada, la radio de fondo con algún clásico se escucha desde la otra habitación. El ruido del ascensor intenta quebrar la paz de a momentos, pero la costumbre de escucharlo a diario ya hace que desaparezca, mis sentidos ignoran ese metálico andante.
 La ciudad tiene eso, hay pocos momentos donde el acelerador simplemente no existe, pequeños momentos donde todo esta muy calmo, las cosas se transforman, los sonidos ya no están superpuestos y estridentes, todo se armoniza. Incluso hay días que creo que esa calma es mi propia calma, si yo me calmo, la ciudad se tranquiliza. Mirar el departamento, las tenues luces, la tarde que esta por ser noche, la ventana, esperándome, esa vista que por hoy, va a ser el centro de atención. Los edificios cercanos, con sus luces amarillas encendidas que veo dentro de ventanas clásicas de marcos verde-oscuros, hacen juego con los ladrillos del exterior, en ese tono cálido que trae el atardecer en los días de lluvia y nieve. Los arboles nevados, sin una sola hoja, sin pájaros, sin nada más que ese manto claro, las cercas que separan un edificio del otro, con sus puntas blancas, restos de la nevada del día, permanecen ahí, día tras día, pero hoy es toda una postal, la vista desde la ventana parece fascinante. Todavía no probé el café, pero sigue igual de caliente, nunca sé cuanto tiempo pasa cuando estoy mirando algo detenidamente, no sé si les pasa, mirar algo simple que atrae mucho hace perder la noción del tiempo, como si dejara de importar. Al tiempo no le interesa detenerse en las cosas simples, el tiempo solo quiere pasar al siguiente momento. Es por eso que disfrutar algo así no necesita de segundos. Solo se necesita espacio en la cabeza, espacio en los sentidos, disfrutar en este momento se reduce a eso: calma y silencio. Intentar mirar las ventanas vecinas es curioso, miro objetos y comienzo una serie de deducciones fantasiosas, veo las personas, imagino situaciones, estados de animo, incluso las puedo llegar a mezclar conmigo, no lo sé, todo es instantáneo, no lo controlo.
Así la tarde se hizo noche, mirar por la ventana, el viento frío y el aroma helado del día que termina se mezcla con el vapor, aroma y sabor del café que acompaña la escena. La radio sigue encendida, sigue un jazz viejo que ya he escuchado alguna otra vez, y al mirar por última vez las luces de la ciudad, algo me distrae, el metálico andante paró en mi piso, ese gigante me trajo otra vez al tic-tac de cada día, pero claro, ya tuve mi pequeño infinito momento, ya no me molesta nada. La ciudad a veces es así, te vuelve loco con tantas cosas, pero cada tanto, logras acomodar todo eso, y ahí es donde uno ve lo bueno de cualquier cosa, cuando se encuentra la armonía.

11 comentarios:

  1. estas en un lugar con nieve o te imaginaste la vida de alguien en el polo norte¿?

    ResponderEliminar
  2. Qué lindo, nene!
    Me gustó mucho la parte en la que comenzás a hablar de la ciudad, a describirla, sabés cómo, y eso de darte cuenta que la ciudad duerme y despierta, vive y muere, cambia.. todo el tiempo.. es tan real!.
    Hacía mucho que no pasaba por acá, y me debería "autopegar", porque me comí varias entradas, asi que ahora cuando mande este comentario me voy a poner a chusmearlas, ja, ahora vas a ver...
    Bueno, te vas el domingo asi que, a disfrutar a full este finde que después volvés y la facu nos persigue, nos atarea, y nos roba un poco de tiempo (perdón, facu era una palabra prohibida, no? bueeee, a mi se me perdona todo, soy melany y no digo 'tipo' a cada rato).. just kidding.
    Un beso grande atorrante, disfrutá el sur.


    No, al final no te di la almohada (al menos no roncaste).

    ResponderEliminar
  3. Qué lindo texto! me gusta-
    Mis horas calmas es a la noche y supongo que siempre lo será.

    Y sí creo que las bombas sería buena idea, ya me estoy preparando para salir a quemar. O como me dijo una amiga, andá a la puerta con un cartel que diga -NO- creo que es mejor que cualquier bomba(?)

    ResponderEliminar
  4. tampoco era el polo norte sol... jajaja, habia un poco de nieve nomas... y no, yo sigo en el calido clima de conurbano bonaerense... terrible...

    ResponderEliminar
  5. Después de la descripción de la habitación, en la parte del jazz viejo, te faltó nombrar a "La Maga" y era muy Rayuela.
    Cuando lo leas en el sur te vas a dar cuenta.

    No' vemo' en un rato!

    ResponderEliminar
  6. sííí
    por suerte la mente es tan poderosa y podemos encontrar la paz y el verde en el medio del asfalto y los bocinazos.
    Brindo por esos instantes eternos, McFly, seguí con eso! y tomate el café, que se enfría

    ResponderEliminar
  7. No más misterio.
    1251=

    12:51 is the time my voice found the words I sought, is it this stage I want? The world is shutting out for us, blablabla etc etc (?)

    ResponderEliminar
  8. me gusto mucho como vas entrelazando las palabras... me encanto!

    ResponderEliminar
  9. Me encantó, posta que se transmitió lo de relajado y la calma..

    "Al tiempo no le interesa detenerse en las cosas simples, el tiempo solo quiere pasar al siguiente momento.." Es así, cual tal :)
    Yo duermo al lado de la ventaba.. y estoy en un piso 14 asique imaginate que me pierdo cada vez que me duermo.
    Hoy estaba nublado y habia dos arcoiris juntos, sali corriendo al balcón con la cámara analógica para sacar una foto jajaja

    Y si.. ami tambien el gigante de metal me destilda de mi momento infinito..

    Un beso grande Tinchin. Despues contame que onda al final con la amiga pinchaglobo de la mina que te gustaba (me acuerdo, me acuerdo!) jajaja

    ResponderEliminar
  10. Si, pero andá a subir a la montaña, eh?
    Un viaje.. la posta es la aerosilla (?) jajaja

    Besos pa' ti (:

    ResponderEliminar
  11. Guacho.. claro, en el Sur cualquiera ve las cosas claras.. yo estoy alto igual. Vivo en un piso 14. Eso no cuenta, no? (cuac)

    Gracias por tus explicaciones.. me hacés reir jajaja disfruta de aquellos lados y huí de la Capital porteña.. (aunque siceramente yo volvería, eh?)

    Saluudos cordobeses!

    ResponderEliminar