domingo, 27 de marzo de 2011

Maquinando(me)

Esto va a ser confuso.

La cosa va mas o menos así: ¿Qué motiva a uno a ir por algo que creés que podes tener, pero luego resulta que es mucho más complicado de lo que parece?

¿Cual es la parte del cuerpo que te dice "dale, metete en el quilombo, ya fue"?

Las razones que me hacen detenerme deberían ser mas fuertes que las que me motivan a seguir. Sin embargo... hay una atracción irresistible, entrar en ese juego es algo que siento que necesito hacer.

Quizas quiero equivocarme.
Quizas quiero que no salga bien.
Quizas quiero ganar haciendo las cosas incorrectas.("incorrectas")
Quizas necesito equivocarme, errar para aprender.

Ganar y perder al mismo tiempo... no se, quizas se pueda...

lunes, 21 de marzo de 2011

Welcome Fall #2



Wow, ya pasó un año desde la última vez que le di la bienvenida a esta estación.

Me gusta, realmente me gusta, no sé si es mi favorita, creo que no tengo una estación favorita porque todas tienen algo muy bueno y algo malo, aparte son muy diferentes entre sí, asi que elegir no es una opción.

Vienen días calmos, nubes más grises, calles mas naranjas, las cosas se sienten de manera distinta... podríamos decir que nos sacamos lo malo y arrancamos cosas nuevas, y que el mundo comienza a tomar su ritmo vertiginoso (desgraciadamente, ya que es una época para estar muy tranquilos).
La vuelta de la nostalgia, de las noches de películas mientras afuera llueve, de mojarse las zapatillas, de sacar esos sweaters que estaban en los cajones, de las fotos a las hojas enormes en el suelo, del café caliente...

Ok, quizas un poco de cariño le tengo a esta estación...

jueves, 17 de marzo de 2011

Post-It IX

-Blackberry.

No me cae bien el aparatito ese.
Voy en el subte, y 5 de cada 10 personas están ahí, dándole al facebook o al msn. desde catedral hasta congreso, todo el viaje, ahi, chingui chingui chingui. En la calle también, gente que camina mientras escribe en el aparatito, casi todos tienen uno. Te das cuenta al toque quien tiene uno y quien no, porque el que lo tiene, lo esta usando. Incluso en la facultad, un profesor esta explicando algo que es medio denso, paf, de una al blackberry, a no-se-que cosa nueva (en relalidad nada). Zombies digitales, con nombre cool, fundita negra o de colores, pero todos zombies.

Facebook es un roba tiempo tremendo, no estas haciendo nada, entonces vas a fb, para ver que hace el resto.
Pero hay un problema. Nadie hace nada en facebook. Todos se conectan a mirar que hacen los demás. Entonces, facebook termina siendo un lugar en el que todos se sientan a esperar algo que no llega, porque todos quieren que alguien haga algo, y nadie hace nada. Asi te pasas todo el día. Zombies digitales, mirando fotos del primo del mejor amigo de tu compañero de laburo, mirando las fotos de mardel de una amiga, o lo que sea, pero todos zombies.

Hoy cargando la monedero me pasó, habia una rubia adelante mio, entra y carga, mientras yo sacaba la tarjeta y la plata, y espero afuera del localcito. entonces la veo a la rubia en cuestión parada, inmovil (estaba de espaldas a mi) y la que atiende me hace señas con la mano para que entre. Entro y la veo, chingui chingui chingui con el blackberry, la que atiende me mira y me pone una cara como diciendo "la tarada esta se va a quedar aca con el aparatito, jugando farmville" y bueno, cargué, me fui y ella seguia ahi parada!.
Bajo la escalera, espero el subte, y mirando la escalera, la veo, chingui chingui chingui, con el blackberry, baja, camina hasta el fondo del anden sin mirar otra cosa (admiré eso, nunca saco la mirada, estaba re entrenada), y cuando llegó, subió. Me paré atras para ver que estaba haciendo, y estaba (oh, si...) inboxeando en fb para ir con las amigas a no se que bar.

Blackberry con acceso a facebook. Exacto... amebas...

jueves, 10 de marzo de 2011

Post-It VIII

Es muy cierto.

Ojos que no ven, corazón que no siente.

Aunque también se puede aplicar "oídos que no escuchan, corazón que no recuerda"

No se con que adjetivo calificar el hecho de que cada tanto, "x" cantidad de veces por año (aprox.), me enamoro de el recuerdo de alguien de quien estaba enamorado, pero que ahora no sé como és, por ende, no estoy enamorado de su presente, sino que me enamoro de su pasado, de ella cuando la conocí.

Tengo que resolver esta cuestión, por más lindo que sea todo el masoquismo... no da, ya no da(!)

 


sábado, 5 de marzo de 2011

Escenas: Lahuán.

- Estoy de pie, el día está muy soleado, pero el sol no se ve, ya que estoy a la sombra de cientos y cientos de seres inmensos, altísimos y con una presencia tan pacífica como intimidante. Inspiran respeto, ellos respetan muchísimo a quienes están alrededor, conocen tanto todo que se les prohíbe hablar con nosotros, porque saben que estamos rompiendo el equilibrio, y que no estamos para nada preparados para ese nivel de entendimiento. La naturaleza es sabia, en ese lugar la voz humana, el lenguaje humano no tiene lugar, o tiene el lugar que merece, porque uno instintivamente se obliga a oír, no emite sonidos, hay una necesidad, una fuerza seductora constante, de quedar en silencio. Escuchar al principio es complicado, como un chico que presta atención a una conversación de adultos, donde no entiende nada, y se siente desprotegido, solo, dejado de lado... pero con la diferencia que en este templo las conversaciones son agradables, si bien uno no entiende, dan ganas de seguir escuchando. Al final del sendero, se levanta uno de los titanes, dos mil seiscientos años de vida, una voz muy particular, y demasiadas historias para contar.
Estoy de pie, los rayos de sol iluminan un poco más, pero les cuesta llegar al suelo, y me encuentro solo, frente a ese titan, o Lahuan, como lo llamamos nosotros, el alerce milenario. Es muy tranquilizadora la presencia, escuchar es mucho más fácil, no sé porqué, pero la lección uno la aprende. Hay un equilibrio que no debemos alterar, ahí uno se da cuenta que el ser humano no es nada más que una parte, un engranaje, que pretende ser un todo, como un encaprichado nene que lo quiere todo, solo por tenerlo, sin entender, sin escuchar. Son esas cosas que uno no entiende hasta que está ahí, hasta que logra escuchar, donde logra entender un poco más. Es una se las sensaciones más fuertes y envolventes que hay, la de sentir que estas siendo parte de eso que tanto daño hace a algo increíblemente complejo, que ni siquiera podemos empezar a entender, pero atacamos por ignorancia. Y es más fuerte caer en la cuenta de que eso que destruimos es lo que nos da la vida, sin eso no estaríamos acá, somos una parte necesaria, simplemente hay que dejar de lado la ignorancia, la codicia, y el individualismo, para poder entender que a fin de cuentas... estamos siendo nuestros propios verdugos.
Me voy de ese lugar con algo nuevo, no es concreto, esta evolucionando con el paso de cada segundo, y me doy cuenta de que eso que viví es algo que todos deberían vivir, para que todos nos demos cuenta de donde estamos parados, para que nos demos cuenta de que somos parte de algo que se va a dar solo una vez.

"La tierra no la heredamos de nuestros padres, sino que la tomamos prestada de nuestros hijos"