sábado, 14 de mayo de 2011

De 7:15 a 8:07

-El anden 5 nuevamente vacío, yo llegando 7:05 (les recuerdo que el diesel pasa a las 7, así que no había nadie ya) y no tenía demasiado apuro (en realidad mis ganas de verla bajar por las escaleras eran mayores a las de llegar a horario) así que salteando el primer banco, fui a sentarme al cuarto lugar del segundo. Pasaron varios minutos, 7:15 ya habían dos personas en el primer banco, varias paradas en la linea amarilla, ningún par de ojos grandes. Ya habiendome rendido, riendome solo porque se me dio hablar con Dios a lo compinche diciendole "que guacho, encima que llego tarde no me la mandas" y claro, como sucede, a los 30 segundos, apareció.
De los cuatro asientos del segundo banco, ella elige el tercero, exacto, al lado mío, yo mirando la nada hasta que estaba a 3 pasos de mi, momento que la miro y ella me mira y le digo al compinche "no te puedo creer la que me acabas de hacer". Estar uno al lado del otro limitó al máximo el tema del juego de miradas, mirarnos estando tan cerca rompía las barreras del anonimato, terminaba con los lugares en el tablero, cambiaba todo, era muy tenso todo, el frió era más frió, los ruidos eran más distantes, el tercer y el cuarto asiento estaban tan cerca y tan lejos a la vez que mareaba.
No sé si estaba cansada, si estaba triste, nunca la veo normal, siempre algo tiene, la curiosidad me mata. Pasan más minutos, buscando el disparador que rompa el frío. 
Sin aviso, llega un tren al andén 5. No podía ser, no lo anunciaron, el momento se terminaba.
Todos entran, andén vacío, salvo el asiento 3 y 4 del segundo banco.
Así pasaron unos minutos más, no sabía, no entendía, no podia ser racional, pero tampoco podía dejarme llevar, era tensión, tensión, tensión.
Ya con el andén repleto nuevamente, se anuncia la llegada del diesel, decidí no hacer lo de la otra vez, decidí quedarme sentado, entonces, es ella la que se pone de pie, camina hasta la línea amarilla, mira hacia el horizonte buscando el gigante metálico, y se da vuelta, y los ojos redondos clavados en mí, acercándose, paso a paso, para volver a ocupar el tercer asiento, del segundo banco, del quinto andén.



13 comentarios:

  1. esto es verídico?
    quiero una historia así.

    y deberías hacer esto:
    http://www.youtube.com/watch?v=IJYc0xjw53U&feature=related

    un beso querido (:

    ResponderEliminar
  2. Sabés, lo pensé, es lo más loco y sensato que uno puede hacer en esas circunstancias, no?

    Ver esa película es crucial en este momento.

    son las 9:20 así que tiempo tengo (creo)

    ResponderEliminar
  3. No era que habías visto Antes del Amanecer?!
    Es crucial crucial...jaja

    A mi una vez me paso eso, pero este era "el chico del colectivo"...llegue a hablarle, la que se animo fui yo, y todo salio mal, no era lo que pensaba, se había perdido la magia del juego de miradas, y hasta de risas en el colectivo. No se, a veces lo lindo de ese tipo de relaciones, es eso, es ese silencio, esa comunicación mas fuerte que cualquier cosa, que te lleva a escribir estas cosas.

    Buen, ahora si, mira la peli, la 1 y la 2 son geniales.
    Besote

    ResponderEliminar
  4. Rigby tiene razón.
    Sino después te pasa como a mi, y el pibe del tren (no el de la entrada, sino el que te conté el otro día, el que se llamaba Lisandro, que de Aristimuño tenía solo el nombre).
    Y de última si le hablás, que todo quede en el transporte público en cuestión.

    Un beso MrtnMcFly.

    ResponderEliminar
  5. ya las vi las películas!! ya las había visto, la cosa es verla otra vez(la primera, que es la que más me gustó)

    Bueno, pero ustedes eligen mal sus amores de transporte público, yo no, yo estoy seguro de que va a salir bien(?)

    ResponderEliminar
  6. jaja puede ser...ya fue hablale y andate a caminar por Paris con ella, a lo Ethan hawke! jaja

    (igual hay que ser o parecerse a Ethan para convencerala ehh no cualquiera :P)

    ResponderEliminar
  7. Galán (Lo tenía que decir. Apenas terminé de leer lo dije en voz alta, impulso jajaj)

    ResponderEliminar
  8. chabón capo este dios! ya fue, hablale. "disculpá, tenes fuego?" o "te jode si jalo?" y vos con una linea en la mano a punto de mandártela jajajaja

    ResponderEliminar
  9. Tus historias son increíbles, la manera en que relatás, describís, te expresás lo es. Eso forma en conjunto un relato que da placer leer. Pero...
    Si, siempre me quedo con la intriga!!, no puede ser que me dejes los finales abiertos.. me hacés sufrir, quiero saber lo que pasó después, si bien no hubo un final y la historia se prolonga probablemente días siguientes, me quedo con la duda de cómo terminó ese encuentro en si, ese viaje, esos ojos redondos que se clavaron en él.
    Eu, espero estés bien, probablemente estás como yo estudiando totalmente histérico (ya te adjudico mis sentimientos también) y todo asi desaparecido de la vida, o no, pero que estés bien, eso es lo que importa.
    Un beso enorme PRINCIPITO.

    ResponderEliminar
  10. Le hubieras aplicado pito.


    (y así toda la magia se va en linea recta al demonio)

    ResponderEliminar
  11. jajajajajajajajajajajajajajaajajjaajjajajajajajajajajajajajajajaajajjaajjajajajajajajajajajajajajajaajajjaajjajajajajajajajajajajajajajaajajjaajjajajajajajajajajajajajajajaajajjaajjajajajajajajajajajajajajajaajajjaajjajajajajajajajajajajajajajaajajjaajjajajajajajajajajajajajajajaajajjaajjajajajajajajajajajajajajajaajajjaajjajajajajajajajajajajajajajaajajjaajjajajajajajajajajajajajajajaajajjaaj

    ahh re exagerada.

    ResponderEliminar
  12. pará, no la entendí... de que te reís?

    ResponderEliminar