domingo, 8 de mayo de 2011

Viajar.

Brujas, su magia, dos huellas se hacen cuatro, es la mística antigua de la noche.
Lo más lindo de los dos fue Toulouse. Recuerdo tu vestido la noche que te invite a cenar, Bordeaux.
Escuchar tu historia, contarte la mía, descubrirte de a días. mirarte tan radiante, Sofía.
Amanecernos con esa somnífera adrenalina en las sábanas, mirar por la ventana, Marbella.
Nueve meses después del amor, París.

La melancolía de respirar, Buenos Aires.
Volver y amarte, desde la Santa Cruz de tu pecho hasta la Tierra del Fuego en tus pies.
Alta Gracia, quizas divina, ella baila, ella Salta, ella linda.
Viajar con sonrisa radiante, dormir bajo un arbol, escucharte cantar, dejar que la tierra, La Pampa, nos haga un lugar.
Mirar las estrellas, recordar el primer día, y dejar que esas brujas no nos separen más.

10 comentarios:

  1. Que lindo. Me gusto ver mi nombre, me llegó un poco más.

    ResponderEliminar
  2. Qué lindo. Me gustó ver que nombrabas a Salta, me llegó un poco más.

    ResponderEliminar
  3. me gustó ver que nombrabas a Brujas, me llegó un poco más (no entendía nada)

    animate a subirlo,
    sino el blog pierde la noción de ser blog.
    (aunque no tenga una noción en sí)

    mi abrazo

    ResponderEliminar
  4. La melancolía de respirar Buenos aires... qué cierto.

    ResponderEliminar
  5. Sos un tierno.
    Ya alguien lo notará.
    Lo juro.

    Un beso

    ResponderEliminar