sábado, 20 de agosto de 2011

De 7:25 a 8:10

Las expectativas en estos casos son un viaje de ida, son una especie de espera infinita entre dos momentos, son evasivas, son miradas que buscan sin buscar, que pretenden sin pretender. Somos un juego, inventado por nosotros, usado por otros miles cada día, pero claro, como yo estoy en este, lo siento propio, y creo que este juego es más especial que el resto.

Es ese mismo segundo banco, es ese mismo andén 5, pero es una nueva partida, se perdió la batalla, pero claramente no la guerra. No hay objetivos claros, lo que hace todo demasiado confuso, pero por suerte no hay expectativas, solo hay ganas de jugar. 

Jugar por el simple hecho de jugar, de ponerle emoción al día.

7 comentarios:

  1. (la última entrada es una creación con una amiga, que surgió de un juego)

    y jugar por jugar ♪
    otra vez todos los viajes.

    ResponderEliminar
  2. la vida si se quiere, puede ser un juego.
    me gusta !

    ResponderEliminar
  3. Epa volvio? capaz las vacaciones de invierno la devolvieron soltera.

    ResponderEliminar
  4. me siento excesivamente identificada con tus palabras. y obviamente me encantan (as usual).
    Grandes Saludos McFly!

    ResponderEliminar
  5. Me los dio en forma de negativos y yo les di la vida con mi scanner magico jajaja

    ResponderEliminar
  6. Hola, volvimos. Volviste? "Terminala con el jueguito!" jajaja

    ResponderEliminar
  7. Che quiero saber como sigue todo

    ResponderEliminar