lunes, 16 de junio de 2014

Arriba, a la luna

Allá arriba mirarte era fácil. Ni siquiera la lluvia con tanto cristal desviaba mis ojos. Menguábamos entre cervezas para crecer entre besos, el cielo no existía, la noche no importaba. Te tuve que pedir perdón, (te tengo que pedir perdón). Esa tarde de julio del 69 el pequeño paso lo dimos, pero el gran salto fue para atrás, tan para atrás que años despúes soñé con vos y me desperté sinténdome un idiota. No se si hubiese durado o no, pero los motivos en blanco y negro fueron lo estúpido de la juventud. De fondo la lluvia canta, esa canción con la que solíamos despedirnos, y por hoy, no para de llover. 

1 comentario:

  1. Ahhhhhhhh (¿puede transmitirse un suspiro por este medio?)
    Muy bonito!

    ResponderEliminar