viernes, 30 de enero de 2015

Pregunta N°1

¿Qué callaste?

sábado, 17 de enero de 2015

Cancha 5

Me confesaste que no te gustaba mucho lo que ella hacía, que la ibas a ver porque eran mejores amigas desde chicas, pero que no disfrutabas tanto escuchar lo que hace, te aburría, y odiabas el ambiente de fiestas donde los hombres usan lentes de sol de noche en un lugar cerrado y donde las mujeres usan un short de jean y una musculosa estampada con una frase semi-pretenciosa. Mi situación era algo parecida, un amigo cumplía años y como le gusta este ambiente, quiso venir, no le iba a decir que no (de todas formas no estaba tan molesto, siempre fui de adaptarme, hago lo mejor que puedo con lo que tengo, siempre me voy a divertir de alguna forma).Te reíste cuando te dije que si no pasaban una cumbia la iba a cantar a los gritos y bailarla solo, te pusiste a cantar Amor Clasificado, te dije que eso no era cumbia, era cuarteto, me trataste de cagón y perdí. La gente empezó a entrar porque estaba lloviznando, te dije que fueras a la cancha de tenis que está en el fondo mientras iba a comprar unas cervezas. Me miraste mal, te quedaste conmigo, compramos tres latas y fuimos juntos. Como había una pareja que nos había ganado de mano amagaste a irte, yo le dije que esperara medio escondida, me hice pasar por uno de los flacos que organizaba y los eché. Después de la segunda cerveza empezaste a hablar demasiado y muy rápido, era lindo escucharte y verte así, me causaba gracia lo nerviosa que te ponías con el pasar del tiempo. Eso me ponía más nervioso a mi, porque vos eras mucho más libre y despreocupada, entonces sentir que yo tenía el control me relajaba y enloquecía al mismo tiempo. Quizás yo no controlaba nada, ni el abrazo porque tenías frío, ni las frases desafiantes, ni mis manos en tu cintura,  ni el beso después de la última cerveza, ni el beso después del beso, ni el hecho de que al rato nos terminaron echando de ahí. Vos lo llamaste karma, y yo lo llamé una excusa para irnos. Te llevé a tu casa pero no fuimos ahí, nos echaron de esa cancha pero nunca realmente nos fuimos.