lunes, 14 de noviembre de 2016

Vegvísir

En un bar escuchando Hungría
el escote de tu espalda, símbolos en tu columna
te gustó mi remera de los Arctic
me preguntaste donde la había comprado
y nos tomamos 3 cervezas negras, como la tinta de tu espalda
La mueca con la boca cuando armabas la oración
la repetiste cuando te diste cuenta que te iba a callar
con tu piel marcada contra la pared
los ojos negros jugando con los míos
el vestido azul que me llamó
la señal en tu espalda que me llevó
Vegvísir, dijiste, y el mundo se perdíó.